Reciclable_por_naturaleza
Reciclable por Naturaleza, caso de éxito Tetra Pak
El caso es un claro ejemplo de los esfuerzos para concretar alianzas entre distintos sectores.

Todo inicia en 1978, cuando varias damas voluntarias de la Junior League de la Ciudad de México (JLCM), una organización internacional no lucrativa de mujeres comprometidas en ayudar a mejorar el nivel de vida de la sociedad, idearon un programa para reciclar basura que más adelante en el 1993 bautizarían con el nombre de Reciclable por Naturaleza (RPN).

Este caso narra como la JLCM superó una gran cantidad de obstáculos, en una industria caracterizada por severas complicaciones, a través de un cambio en la visión de los actores dentro de la cadena de valor.

El caso Reciclable por Naturaleza (RPN) fue escrito por los profesores Gerardo Lozano, Carlos Romero y Ángel Maass, de EGADE Business School como parte de la colección de casos SEKN. El caso es un claro ejemplo de los esfuerzos que conlleva concretar alianzas entre distintos sectores.

Antecedentes

En 1901 Mary Harriman quien provenía de una familia muy prominente fundó en la ciudad de Nueva York la primera Junior League con el objetivo de que las personas más afortunadas ayudaran a resolver las necesidades de los menos favorecidos. Durante los años 30, se fundó la Junior League de la Ciudad de México (JLCM).

A raíz de un foro ambiental organizado por la JLCM, en 1991 se creó el Comité de Ecología (CE), el cual enfocó sus esfuerzos en los primeros años a cuestiones educativas. Con el paso de los años y un mayor conocimiento de la magnitud del problema de contaminación en la Ciudad de México, nació la idea de hacer un programa que ayudara a combatir ese problema.

En el comienzo el programa buscó enfocarse en el reciclado de los residuos en general; sin embargo, dada la dificultad que representaba ingresar a dicho sector, controlado por los pepenadores, decidieron encaminar el programa al reciclaje de algún residuo en específico que evitara estos problemas.

Reciclable por Naturaleza

En 1993, después de un proceso de búsqueda encontraron que los envases multicapas eran un residuo que no se reciclaba de manera intensiva como si ocurría en otros países y se desechaban cerca de 1.8 toneladas de envases mensualmente. El proceso de reciclaje de dichos envases requería de instalaciones especiales, lo cual representaba una opción fuera del alcance de los pepenadores. De esta manera surgió la idea del programa Reciclable por Naturaleza.

Sin embargo, al poco tiempo de haber terminado la etapa de planeación en conjunto con otras organizaciones ecologistas, tuvieron conocimiento de que el socio vital de su proyecto, una planta de reciclado en Celaya había quebrado.

A pesar del enorme inconveniente y gracias al esfuerzo del Comité de Ecología de la JLCM, en 1994 lograron que la empresa Kimberly-Clark se involucrara en el proyecto y se comprometiera a reciclar los envases provenientes de los hogares, pero después de 10 meses se dieron cuenta que la empresa tenía los envases guardados en un almacén sin ser reciclados.

Una vez más se presentaban inconvenientes para el proyecto, pero gracias a la relación con Kimberly-Clark fue posible obtener la colaboración de Tetra Pak (TP).

Desde el surgimiento del programa se buscó que todos los actores en la cadena se involucraran en el programa que quienes los fabricaban, los usaban, los vendían y los disponían participaran en la consolidación del proyecto. Y si bien durante el comienzo del programa se contaba con organizaciones ecologistas, empresas productoras, empresas pasteurizadoras y empresas comerciales; fue en el transcurso del mismo que algunos de ellos fue abandonando el proyecto por distintas razones.

A pesar de esta situación, el programa pudo consolidarse y lograron la colaboración del Gobierno del Distrito Federal a través de la prestación de camiones exclusivamente para la recolección de los envases en los centros de acopio.

En el 2002, aunque la situación se había desarrollado favorablemente, el programa necesitaba un replanteamiento. Los recursos eran escasos y había algunos problemas de logística que resolver en cuanto a la recolección de los desechos principalmente con los supermercados y el Gobierno de la Ciudad. También había que valorar el rol de las escuelas de educación básica bajo la jurisdicción de la SEP que habían sido un socio muy activo y exitoso en el programa.

Aprendizajes

El Comité de Ecología de la JLCM era consciente de que era fundamental la participación de todos los actores en la cadena de valor de los envases multicapas y desde el comienzo buscaron la colaboración de cada uno de ellos.

Si bien hubo dificultades al principio por la falta de apoyo fueron las alianzas estratégicas la que permitieron el crecimiento del programa, primero Kimberly Clark para lograr la colaboración de Tetra Pak, y posteriormente ésta para obtener la cooperación del Gobierno de la Ciudad de México.

Para conocer más sobre Reciclable por Naturaleza y el esfuerzo realizado para consolidar el programa, accede a SEKN en Ver más
Columnas
30/06/2017
Los seres humanos tendemos a pensar que el agua es un recurso natural cuya fu...
27/02/2017
Ya en su discurso de campaña, Donald Trump había manifestado su falta de preo...
23/01/2017
En promedio cada uno de los 7.3 mil millones de habitantes en el planeta tier...
EGADE Business School
Valle Oriente, San Pedro Garza García
Nuevo León
sustentus.egade@itesm.mx
(81) 8625 6260